Tiempo de lectura: 2 minutos

Un grupo se ha localizado en el Puerto de la Ragua y se está intentando localizar a los dueños

Un grupo de vacas sueltas.

D. G. / Granada | 3 de febrero de 2022

Unas cien vacas de hasta 400 kilos divididas en dos grupos de 40 y 60 ejemplares pastan sin vigilancia ni custodia desde hace casi cuatro meses por los montes públicos que se ubican dentro del Parque Natural y Parque Nacional de Sierra Nevada en el municipio de Bayárcal (Almería) y también el Puerto de la Ragua en Granada, donde han causando daños en los cultivos de unos 40 vecinos de la zona al adentrarse en la vega ubicada en la parte más oriental del pueblo.

“Han roto plantas, riegos por goteo, han tirado los balates de cultivo, han hecho muchos destrozos”, ha asegurado a Europa Press el alcalde de la localidad, Jacinto Navarro, quien ha detallado que desde el Ayuntamiento se ha iniciado un procedimiento para tratar de localizar a los propietarios de la reses y reclamarle los gastos derivados de los perjuicios ocasionados.

La presencia de estas vacas fue detectada ya por ganaderos y vecinos de la zona hacia el pasado mes de octubre, cuando se identificó un primer grupo que pastaba por el ámbito del Puerto de la Ragua, con unas 40 cabezas, y otro en la zona este de la localidad, con 60 ejemplares más que han divagado sin control por los montes.

En este sentido, el alcalde ha explicado que en algunos de los ejemplares se han apreciado enfermedades como sarna o la presencia de “muchas garrapatas”, de manera que no todas las vacas disponen de la chapa de plástico que se les coloca en la oreja para la identificación del ejemplar y su propietario; una marca conocida como crotal. “La mitad más o menos no tienen, son como reses asalvajadas”, ha afirmado el primer edil.

Así, el regidor ha dado cuenta de los inconvenientes que ha supuesto la presencia no custodiada de estos animales para los vecinos desde que, por las noches, comenzaran a acudir a las vegas provocando destrozos en los cultivos. Del mismo modo, han supuesto un problema para los ganaderos de la zona, donde se cuentan entre 7.000 y 8.000 cabezas de caprino y ovino, al escasear los pastos por los que pagan un canon. “Cada vaca consume por diez de esas ovejas, al final les quitan la comida”, ha resumido Navarro.

Más allá de los desperfectos materiales, el alcalde ha aseverado que el problema podría haber llegado incluso a mayores después de que el pasado sábado un cazador casi resultara agredido por una de las vacas que se lanzó contra él, de modo que, si bien no le alcanzó, sufrió algunas heridas leves durante su huida.

El asunto ha sido puesto en conocimiento de las autoridades, puesto que se ha trasladado tanto a la Delegación Territorial de Agricultura de Almería como la de Granada, al estimarse que las vacas pudieran venir de la provincia vecina, más concretamente, del entorno de pueblos como Laroles, Huéneja o Dólar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.