Advertisement

El Diario de Granada

Todas las noticias de hoy en Diario de Granada

El tiempo - Tutiempo.net

El tiempo en Granada hoy

Buscar

Un paseo por Granada; sus rincones, sus sabores y su historia

Tiempo de lectura: 3 minutos

Acompáñanos en nuestro viaje entre culturas, paisaje y sobre todo sabores. Los que nos ofrece Granada, ciudad de la Alhambra, que ha sido testigo de momentos históricos que han decidido el porvenir de todo un país. 

Sus calles, su gente y sus sabores hablan de costumbres centenarias que persisten en el día a día de una ciudad que enamora a quien la visita. 

Amanecer en la Sombra de la Alhambra

Despertamos en la comodidad de nuestro hotel en Granada, frente a la Alhambra, una ubicación que nos ofrece vistas privilegiadas del monumento nazarí. 

Con las primeras luces del día, comenzamos nuestra jornada. La ciudad despierta, y con ella, el aroma a café recién hecho se entremezcla con la historia viva de sus calles. En una pequeña cafetería a la vista de las antiguas murallas, nos deleitamos con un desayuno de tostadas crujientes con tomate triturado y jamón serrano. Este sencillo, pero poderoso manjar nos remite a las mañanas frescas en los patios nazaríes, donde el tomate, traído del Nuevo Mundo, encontró su hogar en la cocina española, y el jamón, un símbolo de la cultura cristiana, se convirtió en emblema culinario de la región tras la Reconquista.
Estar sentado en una cafetería de Granada y observar a sus gentes en su día a día es un regalo para los oídos. El acento que caracteriza a su población y la cercanía con la que se dirigen a ti, hace que rápidamente te sientas integrado en esta comunidad.

La Media Mañana y los Ecos del Pasado

Avanzamos por la mañana, paseando por las estrechas calles del Albaicín, antiguo hogar de judíos, ahora convertido en un museo vivo de lo que fue. Visitamos el Bañuelo, antiguo baño árabe del siglo XI, y el arco de Puerta Elvira, antigua entrada a Granada.
El camino nos conduce hacia las plazas donde la vida local bulle con intensidad. Aquí, los bares de tapas son un ritual y cada bocado cuenta una historia.
Nos detenemos en un bar cercano al Generalife, donde una tapa de habas con jamón nos transporta al pasado agrícola de la Granada nazarí. Una  época en la que los campos florecían alrededor de la Alhambra. 

Recuperamos fuerzas y retomamos nuestro camino, en esta ocasión rumbo a la Alhambra.

La Comida: Un Mosaico de Sabores y Aromas

Llegado el mediodía, bajo un sol que ilumina la Alhambra en su punto más alto desde el Paseo de los Tristes, continuamos nuestro camino, dejando atrás el Palacio de Córdoba ,hacia un restaurante con terraza. En este entorno, nos servirán remojón granadino, una ensalada que combina la frescura de la naranja con la riqueza del bacalao y las aceitunas negras. Este plato nos habla del legado andaluz, del fruto del olivo y la influencia de los árabes con su amor por los cítricos, un plato adaptado tras la Reconquista con ingredientes del norte de Europa como el bacalao. Para acompañar, elegimos un vino local que refuerza la conexión con la tierra y su uva. 

La Dulce Historia de Granada

La tarde cae y, con ella, el momento de la merienda. En una pastelería que ha visto pasar generaciones, un pionono de Santa Fe nos espera. Este pequeño rollo dulce es un homenaje al Papa Pío IX, un recuerdo del papel de Granada y como lo cristiano permanece presente para siempre en su gastronomía.
A pocos pasos entramos en una de las teterías de la calle Calderería Nueva, para deleitarnos con los sabores de los dulces moriscos, el cierre perfecto para una tarde llena de experiencias y sabores.

Noche Estrellada en el Reino de los Sueños

La noche nos envuelve con su manto estrellado, la Alhambra se ilumina y evoca recuerdos de sultanes y poetas. En esta atmósfera somos invitados al son de tacones y palmas, guiados por guitarras flamencas, a un espectáculo de música y arte. Regresamos al Albaicín a disfrutar del flamenco en un tablao donde no hay dos noches iguales. Entre copas, risas y nuevas amistades vivimos una fiesta improvisada. 

Regresamos a nuestro hotel de 5 estrellas, para descansar y disfrutar de un alojamiento a la altura de la experiencia. Un hotel confortable, donde te sentirás arropado y como en casa tras esta larga jornada que ha cambiado tu vida. 

Tras una ducha, antes de meterte en la cama, no podrás evitar asomarte a la ventana para volver a contemplar la Alhambra. Un suspiro de gozo se escapa de tu boca, el día te ha inundado de buenas sensaciones.

Granada, a estas horas, es un tapiz de luces y sombras, y nosotros, viajeros del tiempo, concluimos nuestra ruta gastronómica e histórica con el alma llena de sus sabores y la mente impregnada de sus leyendas. La ciudad no solo se come; se vive, se siente, y sobre todo, se recuerda.

Compartir es ❤️

Artículos anteriores