Tiempo de lectura: 2 minutos

Reducen sustancialmente el consumo energético y producen un 20% menos de emisiones de CO2.

Estreno de los nuevos pisapistas en Sierra Nevada.

Redacción / Granada

Sierra Nevada ha sido hoy la primera estación de esquí española en incorporar pisapistas híbridos a su parque de máquinas tras recibir cuatro Pisten Bully 600 E+, con propulsión combinada de diésel y electricidad, que reducen sustancialmente el consumo energético y producen un 20% menos de emisiones de CO2.

Las nuevas máquinas han sido presentadas en Borreguiles por el jefe de ventas de PistenBully, Harr Häge, y el consejero delegado de Cetursa Sierra Nevada junto al equipo de mecánicos de la estación encargado de su mantenimiento y puesta a punto.

Para Harry Häge “hoy es un día muy importante para nosotros no sólo por entregarlas en España sino porque también, a nivel mundial, se muestra tanto el compromiso de Sierra Nevada como de PistenBully con el medio ambiente, y también se muestra que Kässbohrer tiene un producto para ayudar a la sostenibilidad”.

La principal ventaja de las Pisten Bully 600 E+ “es que son máquinas más eficientes y eso se traduce directamente en una reducción de un 20% en el consumo de combustible y por tanto en las emisiones (de CO2). Las máquinas, conceptualmente, son más modernas”.

En el mismo sentido se expresó el máximo responsable de la estación invernal granadina: “Es un gran día para Sierra Nevada y para el esquí en España. Son máquinas que, junto a la reducción de consumo y emisiones de CO2, son muy potentes y totalmente digitalizadas. Subrayan el compromiso de Cetursa y Andalucía de invertir en esta estación de esquí. Con las máquinas recibidas hoy y las que vendrán la temporada que viene habremos renovado el 50% de viejo parque de pisapistas”.

Las nuevas máquinas, Pisten Bully 600 E+, diseñadas y fabricadas por Kässbohrer -la multinacional alemana adjudicataria del concurso público- han sido cofinanciadas por el Programa Operativo FEDER de Andalucía a través de los recursos REACT-UE, destinados a proyectos con ahorro energético, como parte de la respuesta de la Unión Europea a la pandemia de COVID-19.

La autonomía de las pisapistas híbridas, entendida como el intervalo de repostaje, es mayor que la Pisten Bully 600 convencional, gracias a su menor consumo de combustible. La gestión inteligente de la energía garantiza que en el pisado pendiente abajo los motores eléctricos funcionen como generadores y apoyen las bombas hidráulicas mediante la caja de distribución.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.