El Diario de Granada

El tiempo - Tutiempo.net

El tiempo en Granada

CaixaBank my home

Sergio Scariolo, el Greg Popovich del baloncesto FIBA con el Oro de España en el Eurobasket

Tiempo de lectura: 4 minutos

El entrenador italiano se consagra como una leyenda de los banquillos

Sergio Scariolo, el Greg Popovich del baloncesto FIBA

M. Zugasti / Granada | 18 de septiembre de 2022

A los aficionados al baloncesto no nos gustan los análisis con símiles futbolísticos. Pero para que todo el mundo comprenda la proeza que ha llevado a cabo Sergio Scariolo al frente de la Selección Española no se me ocurre nada más gráfico. ¿Imaginan a Pep Guardiola ganando una Champions League con la plantilla del Villarreal? ¿A Carlo Ancelotti ganando la Orejona con el Sevilla? Pasemos a símiles baloncestísticos, la victoria de España en este Eurobasket es como el campeonato de San Antonio Spurs frente a los Miami Heat, el triunfo del baloncesto colectivo en mayúsculas de Greg Popovich frente al conglomerado de estrellas liderado por LeBron. Pero esta España tiene más mérito porque tiene menos talento.

Pues eso es lo que ha hecho, salvando las distancias, el seleccionador español de basket. A nivel FIBA ha superado ya ampliamente a figuras como Gomelsky o Ivkovic, que iban sobrados de talento en sus plantillas. Scariolo ha ganado con los mejores en la época gloriosa de Pau y Navarro, sabiendo gestionar los egos, y ahora con una plantilla que hombre a hombre no estaría entre las cuatro primeras, ha subido el ego de los convocados.

Todo el mundo habla de su dominio de los partidos, pero se habla de forma general, sin especificar cuáles son sus aciertos tácticos. Sí, plantea una una zona de cuatro en caja ante Alemania con defensa individual a Schröder, maneja los cambios como nadie, exprime los 24 segundos de posesión, reacciona a los cambios del contrario…

Pero están los intangibles, cómo conseguir que los Hernangómez, que no pasan de ser suplentísimos en la NBA, consigan con la selección lo que no hacen superestrellas como Antetokoumpo o Doncic. Quien ha jugado al baloncesto alguna vez en su vida sabe que, cuando se cuenta con la confianza plena del entrenador, sus capacidades se multiplican y un jugador timorato puede convertirse en un asesino profesional con el balón en las manos. Y eso le ha pasado a Juancho en esta final. El que ha metido siete triples es él, pero cuando sabes no te van a sentar por tirar un triple reprochable a nivel táctico la confianza crece. Y los tiros entran si hay calidad.

Quien haya visto jugar a Juancho en Denver, quizás donde mejor ha desarrollado su potencial en la NBA aunque al final fue traspasado, recuerdan a un jugador disciplinado, que se iba a la esquina y que sólo se tiraba los tiros que tenía que tirar. Pero sin atrevimiento, sin lanzarse un triple a los tres segundos de posesión. Con España tiene los galones para hacerlo. Willy, que cada vez más se se limita al pick and roll en los Pelicans y es considerado un defensor poco fiable, se merienda a un Rudy Gobert por el que los Timberwolves han soltado a Patrick Beverley, Malik Beasley, Walker Kessler, Leandro Bolmaro y cuatro selecciones de primera ronda. Y el gigante francés ha parecido un enanito al lado del mayor de los Hernangómez.

Aquí es donde se podría comparar a Scariolo con el maestro zen, Phil Jackson, que consiguió que un Paul Gasol que era conocido en la NBA como Pau Gasoft (juego de palabras entre Gasol y soft, débil), se convirtiera en un titán capaz de convertir a un equipo perdedor como aquellos Lakers en una escuadra campeona, Kobe Bryant mediante. Sí, el triángulo ofensivo estaba más que bien a nivel táctico, pero eran los jugadores los que tenían que desarrollar en el parquet el esquema ofensivo diseñado por  Tex Winter.Y no sólo lo desarrollaron, se lo creyeron.

También ha demostrado ser un general manager de éxito con el fichaje de Lorenzo Brown. Scariolo quizás se equivocó al decir que hubo xenofobia con su nacionalización. Hubo desconocimiento, porque esta selección estaba condenada al fracaso y nadie entendía nacionalizar a un jugador americano de ‘medio pelo’ que cortara el paso a un jugador joven. Porque nadie protestó con Ibaka o Mirotic, que eran jugadores contrastados con un perfil que no existía entre los españoles.

Por eso la discusión no era, en términos generales, si había nacido en Wisconsin o en Moratalaz, era que nadie daba un duro por España y sus posibilidades, por lo que era un pecado nacionalizar a un americano. Y este es el quid de la cuestión, nadie creía salvo Scariolo, que tuvo a San Lorenzo en los Raptors y que sabía que podía ser un jugador diferencial aunque no tenía el pedigrí de, por ejemplo, Shane Larkin, que jugó con Turquía pese a haber nacido en Cincinnati. Claro, es el mejor jugador de la Euroliga y a nadie se le ha ocurrido cuestionar su presencia en el Eurobasket. Nadie entendió el fichaje de Brown porque nadie creía en España y nadie había visto jugar a san Lorenzo. Salvo el seleccionador. Ahora es más español que comerse un bocata de calamares en la plaza Mayor de Madrid.

Esto es el basket FIBA y Scariolo lo maneja como nadie. Podría dirigir a un equipo NBA como los Lakers, por poner un ejemplo, pero igual que los jugadores europeos han roto el techo de cristal, los entrenadores aún tienen un largo camino que recorrer. ¿Darwin Ham, el nuevo entrenador de los angelinos, es mejor entrenador que Scariolo? No lo creo.

El italiano fue asistente en los Raptors campeones, a nivel de clubs también ha ganado tanto en ACB como en la liga italiana, al frente de la selección su lista de títulos es abrumadora. Le gusta tanto ganar como echarse gomina en el cabello tras ducharse.

Cuando ganó el Mundial de 2019, sin Pau Gasol y sin Navarro, todo el mundo tuvo que descubrirse ante la proeza. Pero ahí estaban Ricky Rubio y Marc Gasol como guardianes. En este Eurobasket, al margen de Rudy Fernández como sensei de la nueva generación en la cancha, el artífice del éxito es un señor que con el tiempo se ha convertido en el mejor gestor de egos, el suyo incluido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos anteriores