Tiempo de lectura: < 1 minuto

Ha tenido que ser trasladado al hospital y su puesto ha sido ocupado por otro rey voluntario

Cabalgata en Guadix.

D. G. / Granada

Ser rey mago también es una profesión de riesgo y no exenta de caídas, como bien sabe el rey emérito, aunque esto, como diría el camarero de Irma la dulce, es otra historia. Uno de los Reyes Magos de la Cabalgata de Guadix se ha precipitado al suelo desde su carroza y ha tenido que ser trasladado al hospital al fracturarse la muñeca.

Pero como la Navidad es mágica, otro rey mago ha ocupado su lugar en la Cabalgata para que todo haya seguido el guion previsto, a excepción de este contratiempo.

Y la ilusión y los caramelos han seguido su curso natural, en esta ocasión con un recorrido por amplias avenidas para evitar aglomeraciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.