Tras un análisis de los 8.000 kilómetros de costas españolas

Estas son las dos playas de la Costa de Granada con una bandera negra

D. G. / Granada | 14 de junio de 2022

Los vertidos relacionados con sistemas de saneamiento y depuración deficientes y los desarrollos urbanísticos invasivos en el litoral son las principales causas de las 48 “Banderas Negras” concedidas por Ecologistas en Acción en 2022 para denunciar la contaminación costera y la mala gestión ambiental. Y en la Costa de Granada las playas de La Rábita y La Charca se han llevado esta indeseada distinción.

Ecologistas en Acción ha presentado este martes el informe «Banderas Negras 2022», en el que explican que, “otro verano más se mantienen las problemáticas”, tras un análisis de los 8.000 kilómetros de costas españolas, en el que se ha adjudicado una bandera negra por contaminación y otra por mala gestión a cada una de las provincias costeras españolas.

De las 48 banderas, 14 se han concedido por “vertidos, deficiencias en los sistemas de saneamiento y graves problemas de depuración” y otras 10 corresponden a “la urbanización de la costa que invade el dominio público marítimo-terrestre”, las dos causas más abundantes de este año.

Por su parte, las “afecciones a la biodiversidad” (5 banderas negras), los “dragados y ampliaciones” (4), “el desarrollo de zonas industriales costeras” (4), la erosión del litoral (3), la acumulación de basuras marinas (3) y otras como la “acuicultura” y la “contaminación química” (4), son las otras causas que han justificado la concesión de banderas negras este año.

Acantilados de Maro-Cerro Gordo

El informe destaca que “por primera vez se ha otorgado una bandera negra al impacto de las cremas de protección solar, un “importante agente contaminante” en Nerja, (Málaga), debido a la masificación turística en las playas semicerradas de las calas del Paraje Natural de los Acantilados de Maro-Cerro Gordo.

Según los ecologistas, los filtros solares que incorporan las cremas de protección solar pueden contener sustancias como los disruptores endocrinos, que constituyen un «importante» peligro para la biodiversidad marina.

Sin embargo, ante estos «atentados ecológicos», surgen “movimientos vecinales” concienciados con la salud de los ecosistemas terrestres, costeros y marinos, «un impulso ante el que las diferentes administraciones hacen oídos sordos”, aseguran, por lo que “los cambios apenas son perceptibles”.

A pesar de la “lentitud de las administraciones”, existen algunos caso de éxito gracias a la movilización ciudadana, como por ejemplo las iniciativas jurídicas espoleadas por la presión social ante la crisis del Mar Menor (Murcia) o las mejoras en las depuradoras de Barbate (Cádiz) y Roquetas de Mar (Almería).

En el caso del Mar Menor, aunque se han observado “algunas mejoras debido a la presión social”, aún queda “mucho por hacer” en este ecosistema que pretende ser el primero de Europa con personalidad jurídica, y por ello sigue recibiendo una bandera negra.

La portavoz de Ecologistas en Acción, Ana Aldarias, ha señalado que a pesar de estos avances, ”tenemos que hacer hincapié en que son actuaciones que entran dentro de las obligaciones de las administraciones», y que todavía «queda mucho por hacer”.

El también portavoz ecologista, Cristóbal López Pazo, ha añadido que este informe “es una herramienta para visibilizar casos flagrantes de contaminación y mala gestión ambiental de nuestras costas”, unos problemas ante los que las administraciones “deben actuar de manera inmediata” para “mejorar la salud de los ecosistemas, la economía y de las propias personas”.

Las 48 banderas negeras

En Andalucía, las banderas negras han recaído en las playas de Cuevas de Almanzora y Costa de Levante de Adra, en Almería; Vejer y Barbate (Cádiz); La Rábita y La Charca (Granada); Ría de Huelva y Playa de La Antilla (Huelva); Paraje Natural Acantilados Maro-Cerro Gordo y Litoral de la provincia de Málaga (Málaga).

En Asturias: saneamiento industrial Ría de Avilés y la Regasificadora de Gijón; el Saneamiento del Bajo Asón y los aparcamientos de caravanas en la costa de Cantabria. En Cataluña: el puerto y el aeropuerto en Barcelona; las Abarlofarras en calas de la costa brava y Pineda d’ en Gori (Gerona); las Playas de Tarragona y Platja del Trabucador (Sant Carles de la Ràpita), en Tarragona. En Ceuta, por su parte, ha otorgado banderas negras al litoral frente a la desaladora y bahía norte de la ciudad y la LICES6310002 del Monte Hacho.

Por su parte, en el País Vasco, las banderas negras han recaído en Ría de Barbandun, Muskiz y en Gernica y Murueta, en Reserva de la biosfera de Urdaibai, en Vizcaya; y en San Sebastián y el Puerto de Mutriku en Guipúzcoa. En Galicia han recaído en las Minas de San Finx (Lousame) y en el dragado de la ría de O’Burgo en La Coruña; Playa de Arealonga (San Cosme de Barreiros) y la isla de Pancha (Ribadeo) en Lugo; el estuario de Foz y las Playas de Vigo, en Pontevedra.

Baleares: Puerto Colom y el Puerto de Alcudia, en Mallorca; mientras que en Canarias las banderas negras son para la paya del Charco de la Araña (Los Silos) en Tenerife y para Piscifactorías del Atlántico (Yaiza) y la Playa de Waikiki (La Goleta) en Las Palmas. En la ciudad autónoma de Melilla, Ecologistas en Acción se ha fijado en los vertidos de los cauces de la ciudad y en el proyecto de remodelación del cuartel Primo de Rivera.

Por último, las banderas negras para la Comunidad Valenciana han sido otorgadas para Cala de Lanuza y Cala Baeza y al Proyecto «Colossus» Calp en Alicante; Playa de Les Fonts y Playa del Triador (Vinaròs), en Castellón; la Depuradora de Pinedo y las Dunas playa de Tavernes, en Valencia. Mientras, en Región de Murcia han recaído en Bahía de Portman y Sierra Minera y en el Mar Menor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.