Tiempo de lectura: 2 minutos

Agentes de la Comisaría de Distrito Sur de Granada iniciaron las gestiones en torno a una frutería situada en el barrio del Zaidín

Plantación oculta en la frutería,

D. G. / Granada

Una frutería con un cultivo oculto en sus bajos. Y no se trataba de una producción ecológica par el consumo legal. La Policía Nacional ha desmantelado en el barrio granadino del Zaidín un centro de cultivo de marihuana camuflado en los bajos de una frutería del barrio. En la bautizada Operación Naranja, los agentes han intervenido más de 400 esquejes. Durante el dispositivo ha resultado detenido un hombre de 46 años de nacionalidad española que contaba con antecedentes policiales, el cual regentaba el local, como presunto responsable del cultivo y que ha sido investigado por delitos de tráfico de drogas y defraudación de fluido eléctrico.

Agentes de la Comisaría de Distrito Sur de Granada iniciaron las gestiones en torno a una frutería situada en el barrio del Zaidín, en cuyo local, además de las actividades propias de este negocio, podría estar dedicándose al cultivo de marihuana a gran escala. Los investigadores identificaron al varón que regentaba el establecimiento, un varón de 46 años de nacionalidad española que contaba con antecedentes policiales previos, e iniciaron las pesquisas para obtener indicios del delito investigado.

Una vez finalizadas las averiguaciones, los agentes llevaron a cabo un dispositivo para la entrada y registro del local, junto con técnicos de la empresa de electricidad Endesa, quienes verificaron la existencia de una doble acometida ilegal que dotaba al local de suministro eléctrico sin pasar por el contador.

Además, en el sótano ubicado en el mismo inmueble, localizaron una habitación de gran tamaño que estaba siendo utilizada para el cultivo indoor de marihuana, donde contabilizaron más de 400 esquejes de dicha sustancia que fueron incautados. Y no fue ésta la única habitación encontrada, sino que junto a la primera, había otra que estaba siendo preparada para el mismo fin, donde observaron diverso aparataje, aún embalado en cajas para su futura puesta en marcha. El material hallado era de una alta sofisticación, con aparatos de aire acondicionado, ventiladores, filtros, turbinas, así como lámparas halógenas, para proporcionar luz y calor a las plantas y así favorecer su crecimiento.

El detenido ocultaba a sus clientes el desarrollo de estas ilícitas actividades, que se llevaban a cabo en el interior del mismo inmueble, con la venta de frutas, hortalizas y otros productos.

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.