Tiempo de lectura: 2 minutos

En este escenario Salud descarta medidas como alertar a los contactos estrechos de los casos positivos por considerar que «no vale la trazabilidad, el virus está en todos los lados”.

El consejero Aguirre.

“El 50% de la población andaluza en poco más de un mes va a pasar la infección”, ha señalado hoy el consejero de Salud, Jesús Aguirre, una previsión en base a la cual se descartan medidas como alertar a los contactos estrechos de los casos positivos por considerar que «no vale la trazabilidad, el virus está en todos los lados”. Y no es un aviso temerario, en un momento en el que quien no tiene un amigo o familiar contagiado es rara avis.

Aguirre ha desechado la necesidad de adoptar medidas restrictivas por cuanto “a diferencia de las otras olas el virus lo tienes en tu casa, en tus amigos, en los familiares, no está en los grupos sociales, no está vinculado al ocio nocturno», reflexión que ha querido apuntalar afirmando que en estos momentos “el virus está dentro de mi propia Consejería”.

La única salvedad que ha hecho el consejero de Salud en la exigencia de mayores precauciones son las residencias de mayores por considerar que son «el eslabón más débil» y ampliar «ese seguimiento especial al personal sanitario y sociosanitario» y reafirmarse en la ausencia de medidas limitativas de la movilidad de la población por cuanto «el grupo de expertos no veía las medidas restrictivas ante un virus tan explosivo».

El consejero de Salud ha recordado que con una tasa de incidencia acumulada de 1.454 por cada 100.000 habitantes a 14 días, supone que son «siete días de bajada suave», así como que la tasa se ha recortado «200 puntos en los últimos días», mientras que los positivos han sido 14.002 y 18 los fallecidos. La incidencia no es «fidedigna”.

Nuevos parámetros

Seguidamente Aguirre ha considerado que la incidencia acumulada «ahora no es un parámetro fidedigno» tras esgrimir que «la sexta ola es diferente, es muy contagiosa, se ha socializado el virus» y colegir que «no hay relación directa entre la incidencia acumulada y los fallecimientos» y apostar entonces por «otros parámetros más objetivos», entre los que ha incluido la presión hospitalaria, los ingresos en UCI y los fallecimientos.

Aguirre ha sostenido la secuencia de datos que siguen tras la bajada de la incidencia acumulada para apuntar que «lo que más tarda en bajar es la cifra de fallecidos» e insistir en que «el comportamiento del virus es diferente porque nos pilla con la inmunidad muy alta, un 92,3% de inmunidad».

«La sexta ola va a ir muriendo», ha reiterado el consejero de Salud, quien ha reiterado la bajada de la incidencia acumulada tanto por la inmunidad natural por contagio como por la adquirida y colegir que «va a faltar reservorio» y ha expresado su deseo de que «la Organización Mundial de la Salud nos pase a endemia», aunque ha instado a tener «mucho cuidado porque el virus ha venido para quedarse».

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.