Tiempo de lectura: 2 minutos

“Ni el sistema de salud ni la sociedad en su conjunto pueden permitirse continuar testando a asintomáticos o con síntomas leves y aislando a todos los positivos”

Una consulta médica.

D. G. / Granada

Es el momento de tratar a la Covid como se trata a la gripe y destinar los recursos que se están empleando en la lucha contra la pandemia para mejorar la sanidad en general. La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) ha publicado un editorial en el que apuesta por tratar la covid-19 como otras enfermedades infecciosas, entre ellas la gripe, así como recuperar la ‘vieja normalidad’ a través de la supresión de las mascarillas y de cualquier tipo de restricción.

«Ni el sistema de salud ni la sociedad en su conjunto pueden permitirse continuar testando a asintomáticos o con síntomas leves y aislando a todos los positivos, con las consecuencias que ello conlleva a nivel social y económico por las bajas laborales masivas de personas sanas. Debemos acabar con la excepcionalidad: la covid-19 debe ser tratada como el resto de enfermedades. La inmunidad adquirida y la llegada de ómicron así lo permiten», resumen los médicos de Familia en un comunicado.

Desde semFYC resaltan que el sistema actual de control de casos «consume mucho tiempo y recursos y, como se ha vuelto a demostrar en la sexta ola, cuando aumenta de forma importante el número de casos deja de ser viable y colapsa rápidamente».

«Ha llegado el momento de dejar de hacer para poder hacer: dejemos de visitar y testar a personas sanas con síntomas menores, dejemos de rastrear y testar a sus contactos, abandonemos los aislamientos y las cuarentenas. Todas estas actividades, que tuvieron sentido en el pasado, se han visto superadas con la inmunidad adquirida (tanto por infección como por vacunación) y la llegada de ómicron», insisten al respecto.

Atender a quien de verdad lo necesita

Así, consideran que «el objetivo debe ser tratar la COVID-19 como la gripe», a través de «diagnóstico clínico y recomendaciones generales sobre autocuidado y prevención de contagios a personas vulnerables, reservando la atención sanitaria para las personas que lo necesiten por su sintomatología o vulnerabilidad». «Solo así podremos atender debidamente a quien de verdad lo necesite, por COVID-19 o por cualquier otra dolencia», destacan.

Por ello, piden mandar «un mensaje contundente y coordinado desde todas las instituciones para revertir la necesidad de realizar diagnóstico de las infecciones respiratorias leves, ya sea en los centros de salud o con test de autodiagnóstico». «El diagnóstico etiológico debe reservarse solo para los sistemas centinela de vigilancia epidemiológica», remachan.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.