Tiempo de lectura: 2 minutos

La mujer de 71 años el hombre de 51 estaban atrapados por las llamas en su casa de la calle Cruz

Imagen del incendio ya sofocado.

D. G. / Granada

La tarde de este viernes, a las 15:30 horas, se ha originado un incendio en el interior de una vivienda en la calle Cruz. Dos unidades de la Policía Local han sido los primeros en llegar y han evitado una catástrofe. Al llegar los vecinos les han señalado dónde era el fuego, pero lo más preocupante era que había personas dentro. Al situarse en la puerta salía una gran cantidad de humo. “Hemos gritado para verificar que había personas dentro, pero nadie ha respondido. Hemos pensado en lo peor. La forma como los vecinos nos han dicho que había personas atrapadas, no daba lugar a pensar que no fuera así”, según el relato de los policís.

El olor a plástico quemado, hacía irrespirable el ambiente. Los Bomberos tardarían en unos minutos iban a llegar, pero no podían pararnos a valorar si entrar o no. La vida de las dos personas que habitan en esa vivienda podía depender de una mala toma de decisión. “Hemos entrado. Hemos visto que de una habitación del pasillo, donde se había originado a causa de una vela el incendio, procedía el humo. La vela había caído de la mesita de noche y había iniciado el fuego. Había materiales de plástico y hojas secas que se habían encargado de alimentarlo”.

Pese al asfixiante humo y al sofocante calor, “nos hemos quedado helados cuando hemos visto que una mujer de 76 años permanecía sentada en la cama en shock con el fuego a escasos centímetros de ella; no reaccionaba”. Pero los agentes sí han reaccionado de forma instintiva y han ido a por unos cubos de agua y han apagado las llamas que estaban a punto de alcanzar a esta mujer. Pero, había una segunda persona… Un hombre de 51 años se encontraba al final del pasillo, tenía el cuero cabelludo, los párpados, los pies y las manos quemadas.

Era el hijo de la mujer que habíamos encontrado en el dormitorio, pero él sí había sufrido quemaduras importantes y además no podía hablar, le faltaba el aire. Parecía que se hubiera abrasado las vías respiratorias. “Hemos evacuado a las dos personas de la vivienda y han sido asistidas con oxígeno. Ella al poco tiempo se ha recuperado del shock y no ha querido ser trasladada, quería volver a su domicilio. Su hijo ha tenido que ser llevado en ambulancia al hospital de Traumatologia”, concluye la Policía Local.

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.