Tiempo de lectura: 2 minutos

Siete registros en los que se han intervenido 2.199 plantas de cannabis sativa

Operación de la Guardia Civil.

M. Zugasti / Granada

La Guardia Civil, en el marco de la operación Green Daemonium IV, ha desarticulado siete centros de producción de marihuana en seis viviendas y una cuadra de Cogollos Vega, y se ha incautado de 2199 plantas de cannabis sativa. En esta operación la Guardia Civil ha investigado hasta el momento a siete individuos como presuntos autores de un delito contra la salud pública por cultivo de droga y de un delito leve de defraudación de fluido eléctrico.

El elevado consumo de electricidad que demandan estos centros de producción de marihuana es el responsable de los apagones que sufre de manera recurrente la localidad de Cogollos Vega y está provocando las quejas de los vecinos del pueblo afectados. Es por ello que la Guardia Civil está especialmente vigilante en esta localidad y está multiplicando sus esfuerzos en perseguir este tipo de delitos.

Prueba de ello es que esta es la cuarta operación antidroga y contra los enganches ilegales de electricidad que se realiza este año 2021 en Cogollos Vega. En las tres operaciones anteriores la Guardia Civil ya había desarticulado otros 7 centros de producción de marihuana e intervenido 3667 plantas de cannabis sativa.

Durante la fase de investigación la Guardia Civil averiguó que había seis viviendas y una vieja cuadra en las que se sospechaba que estaban cultivando cannabis sativa y en las que se había detectado un consumo inusualmente alto de electricidad. En una de estas viviendas es la tercera vez que la Guardia Civil ha intervenido plantas de cannabis sativa en los últimos tres años y en otra es la segunda vez este mismo año.

Dispositivo de vigilancia

Una vez identificadas las viviendas sospechosas, la Guardia Civil desplegó un dispositivo en torno a ellas y los investigadores de la Guardia Civil de Maracena junto con la Guardia Civil de Alfacar procedieron a registrarlas.

En el primer registro los agentes encontraron 347 plantas de cannabis sativa; en el segundo 306 plantas; en el tercero 147; 152 en el cuarto; 272 en el quinto; 455 en el sexto y 520 en el último.

El registro número seis se realizó en una vieja cuadra abandonada, donde el investigado había excavado un habitáculo justo debajo con todo el aparataje necesario para cultivar cannabis de manera clandestina.

En las seis viviendas y en la cuadra registradas, los técnicos de Endesa que acudieron a apoyar a los agentes de la Guardia Civil descubrieron además acometidas irregulares a la red eléctrica.

La Guardia Civil y Endesa colaboran de forma permanente en la detención de anomalías en la red eléctrica con el fin de garantizar no sólo el suministro para el resto de ciudadanos, sino también su seguridad.

Esta actuación se incardina en la operación Miller, una operación que está desarrollando la Guardia Civil a nivel nacional contra el cultivo ilegal de marihuana.

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.