Tiempo de lectura: 2 minutos

Se han reanudado las labores de vaciado de hidrocarburos y sustancias tóxicas del barco

Los flotadores amarillos que se están instalando en el barco.

M. Zugasti / Granada | 17 de febrero de 2022

Salvamento Marítimo ha reanudado las labores de vaciado de hidrocarburos y sustancias tóxicas del yate Neveen, varado en la playa de Carchuna desde el día 8, unos trabajos que están coordinados por Capitanía Marítima. El yate, que el pasado fin de semana se convirtió en una atracción turística más, ya tiene a su alrededor los flotadores con los que se intentará remolcarlo hasta el puerto de Motril, un trabajo que comenzará este viernes dependiendo de las condiciones del mar, ya que está previsto un temporal este fin de semana. También depende de las condiciones del barco, que presenta una vía de agua.

El superyate de lujo ha sido finalmente abandonado por su propietario, que se lo compró a un jeque y que no ha querido hacerse cargo del rescate de la embarcación.

El Neveen vivió tiempos de esplendor en la década de los noventa y fue una de las atracciones en Puerto Banús durante mucho tiempo.  Su dueño era Ahmed Ashmawi, el importador oficial de Rolls-Royce para Arabia Saudita que poseía pozos y propiedades en Yambo y palacios en Tánger, Costa de Marfil, Egipto y otros lugares.

La gran pasión del jeque era yate Neeveen (el nombre de su hija y hermana), donde tenían lugar a bordo recepciones con la presencia de personalidades del mundo árabe y de Europa y América. El yate estaba a la venta por 300.000 euros en el momento en el que encalló en Carchuna y, tras una vida de lujo y ostentación, está condenado a la chatarrería.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.