El Diario de Granada

“En Vox defendemos un feminismo que es contrario al hembrismo”

Tiempo de lectura: 9 minutos

Entrevista con la diputada de Vox por Granada, en la que desvela que el ministro Marlaska le ha denegado protección policial pese a recibir amenazas de la “extrema izquierda”

"Puestos a elucubrar no me hable de vicepresidenta de la Junta, diga presidenta", “En Vox defendemos un feminismo que es contrario al hembrismo”
La diputada de Vox por Granada, Macarena Olona.

G. Cappa / Granada

A estas alturas, que Macarena Olona no fuera la candidata de Vox a la Junta de Andalucía sería una sorpresa notable. Pero la diputada por Granada sigue guardando un prudente silencio hasta que la formación que preside Santiago Abascal haga oficial el nombre del candidato. O candidata. De lo que no hay duda es que si finalmente se presenta puede cambiar el orden de las cosas y convertir en papel mojado las actuales encuestas. “Macarena de Granada”, como se autodenomina esta abogada del Estado nacida en Alicante, tiene un carisma incuestionable que choca con el tono monocorde con el que transcurre la política andaluza, a priori la persona perfecta para que Vox encare los próximos comicios nacionales con un impulso.

Además, tiene la cualidad, cada vez más escasa, de saber reírse de sí misma y ha llegado a la política teniendo incluso que hacer números para ver si podía seguir pagando la hipoteca de su casa, porque es de esas rara avis que pierde dinero en la vida pública. También va a contracorriente en las redes sociales, que maneja personalmente, y lejos de atrincherarse en su despacho sale a la calle para palpar la realidad. Tanto que maneja un código que se entiende sin necesidad de que lo explique: cuando toca la mano del periodista es que está haciendo una confidencia, pero deja a su elección si es publicable o no.

Trabajadora infatigable, cuando llega a casa y acuesta a su hijo todavía prolonga su jornada laboral para preparar los recursos que de manera concienzuda presenta en el Congreso, un trabajo con el que ha conseguido, por ejemplo, que el Constitucional tumbe los dos estados de alarma. Y tiene un curioso nexo común con Javier Imbroda, consejero de Educación y exseleccionador nacional de baloncesto: ambos han llegado a la política con el Porsche Panamera comprado gracias a su actividad profesional.

-En la última encuesta del Centro de Estudios Andaluces ya aparece como posible candidata de Vox a la Junta de Andalucía. ¿Puede confirmar que finalmente, y tras tantos rumores, será fcabeza de cartel en las autonómicas?

-Todo esto comenzó el pasado 28 de febrero, el Día de Andalucía, con un mitin en Sevilla en el que aluciné. Es la única vez en la que he tenido miedo escénico a salir, porque venía de la campaña catalana de que nos tirasen piedras y, claro, me había preparado mis papeles en el tren y cuando me asomé y vi a miles de personas en Sevilla para el acto me dije, ‘yo no salgo’.

-¿Le van más las pedradas que el público ya ganado de antemano?

-Es indescriptible, se me saltaban las lágrimas después de lo que había sufrido en esos 15 días de campaña y encontrarme en Sevilla con miles de personas y los gritos de ‘”guapa”, “te quiero”…. Yo no me lo creía, tiré los papeles porque tenía que dar lo mejor de mí misma e improvisé. Fue tal la conexión y la entrega que ahí se comenzó a hablar de la posibilidad de que fuera yo la candidata.

-Esa posibilidad la cortó usted en seco con un tuit, pero de nuevo los rumores son persistentes y, además, ahora todo parece indicar que las elecciones serán en octubre de este año. De hecho, la sorpresa sería que “Macarena de Granada”, como usted misma dice, no encabezara las listas de Vox…

-No sabe el orgullo con el que digo eso. Se juntan mis dos pasiones, yo soy una gran devota la Virgen de la Macarena, siempre le he rezado mucho y me siento reflejada en esas lágrimas preciosas en su cara, porque he tenido unos cuantos momentos difíciles en mi vida. Estando en Alicante o en Madrid, cuando tenía un mal momento, cogía el coche sólo para ir a verla, rezar y pedirle fuerzas para sobrellevar las circunstancias que tenía en ese momento. Y de repente diputada por Granada, porque soy granadina de oficio y de vocación. Lo mío fue un flechazo a primera vista con Granada, yo lo dejé todo y aquí me dejé el corazón, no ha habido vuelta atrás porque aquí me dejé el alma en 2019 cuando aterricé aquí como candidata.

En todo caso, lo que es seguro es que Vox va estar en el centro del debate en las autonómicas. ¿Cuál va ser el mensaje de su partido siendo el enemigo común de todos?

-Como denominador común, a la izquierda y a la derecha, están poniendo el foco en Vox y están lanzando el mensaje del miedo. Y me da mucha pena porque lo que demuestran es que carecen de un proyecto ilusionante. Nosotros ponemos el foco en nuestro proyecto, tenemos ideas claras para Andalucía y nuestro proyecto es incompatible con el PSOE y con Podemos. El gran riesgo es que el PP se ha abrazado al PSOE, el señor Moreno está más cómodo con el señor Espadas. Si hablamos de corrupción fue una vergüenza la reacción de Moreno y Bendodo en la comisión de la FAFFE a preguntas de Vox, cuando la señora de Espadas no sabía cuál era su trabajo en la fundación y Bendodo zanjó el tema diciendo que no quería hacer carroña política. Es eso de perro no come carne de perro.

"Puestos a elucubrar no me hable de vicepresidenta de la Junta, diga presidenta", “En Vox defendemos un feminismo que es contrario al hembrismo”
Un momento de la entrevista.

-Juan Marín y Juanma Moreno están representando un matrimonio casi perfecto. Permítame elucubrar, ¿el escenario sería diferente si Macarena Olona fuera la vicepresidenta?

-Puestos a hablar de esto no me hable de vicepresidenta, diga presidenta la Junta. Estoy convencida de que Andalucía puede ser el motor de la reconquista, con Vox entrando en el Gobierno de la Junta y poniendo la primera piedra para que Santiago Abascal sea el próximo presidente del Gobierno de España. Si no es una mayoría con Vox en la presidencia de la Junta el cambio va a ser más difícil, porque el PP no va a formar gobiernos de coalición con Vox. El mensaje a los votantes es claro: si votan al PP van a estar votando al PSOE, si votan al PP van a estar votando al PSOE, pero si votan a Vox van a votar por España. Cuando el presidente Abascal me ofreció unirme a este proyecto, que para mí es una familia, lo cierto es que no me ofreció nada, ni vas a ser asesora de tal o ministra de cual si llegábamos al Gobierno. Yo sólo le pedí una familia, no quería líos políticos, y únicamente poder trabajar por España. No tenía ni tengo ninguna aspiración de aparato. Así que me incorporo a la familia de Vox y salgo diputada en las dos convocatorias. Desde que entro en el partido el cariño de la gente me ha dado el lugar que tengo en el partido. Y como la gente me lo ha dado, me lo puede quitar.

-Además del cariño de la gente, ¿el día que no es usted ‘trending topic’ nota que le falta algo?

-Yo llevo personalmente mis redes sociales y no le puedo decir por qué tengo los seguidores que tengo y por qué mis tuits son virales. No sé el secreto. Lo único que puedo asegurarle es que no filtro, para lo bueno y para lo malo.

-¿Jamás le ha dado el móvil a nadie para que le publique un tuit en un momento de mucha carga de trabajo?

-Jamás, Twitter me lo abrió Onofre Miralles, nuestro portavoz en el Ayuntamiento de Granada, en 2019. Fue él quien me enseñó a dar mis primeros pasos y publicar mis primeros tuits porque no tenía cuenta. Además, tenga en cuenta que soy abogada del Estado y para mí era muy difícil lo de limitarme a los caracteres de Twitter. Poco a poco me fui soltando, Instagram la he abierto hace poco, te permite compartir cosas más personales. Pero tenga en cuenta que no puedo airear mi vida privada porque tengo seguridad desde hace más de un año por las amenazas de muerte recibidas desde la extrema izquierda. Tengo que ser especialmente cuidadosa.

-¿La seguridad se la ha puesto Marlaska o su propio partido?

-Marlaska me denegó la protección en contra de los informes policiales y ha sido el partido el que me ha tenido que poner escolta. Tengo un ángel de la guarda que vela por mí, pero cualquier dato personal que trascienda de mi vida privada tengo que guardarlo porque no se sabe si esta gente es capaz de llegar a cumplir sus amenazas. Esto lo he denunciado desde la tribuna del Congreso, los que hacen gala de ser los abanderados de la lucha de las mujeres y luego nos victimizan, nos hacen parecer seres débiles. Pero cuando las mujeres agredidas o insultadas son de Vox todo está justificado. Y no digo de derechas, porque en este punto Vox ha trascendido, y mucho, las etiquetas.

"Puestos a elucubrar no me hable de vicepresidenta de la Junta, diga presidenta", “En Vox defendemos un feminismo que es contrario al hembrismo”

-En Granada hay un caso reciente, cuando el alcalde le dijo a una concejal de Vox en el pleno “estás como una chota”…

-Si hubiese sido al contrario tendríamos una polémica nacional, titulares en La Sexta… Nosotras hemos llegado a derramar sangre, como cuando le partieron la ceja de una pedrada a Rocío de Meer en la campaña del País Vasco. Lo que dijo la extrema izquierda es que era ketchup y tuvimos que publicar el informe médico y la denuncia. Esto es lo que ellos hacen con las mujeres que no comulgamos con su estrecho marco mental y que defendemos otra forma de entender el feminismo contraria al hembrismo, que es lo que actualmente se ha instalado en el Ministerio de Igualdad, que tendría que desaparecer. Los 522 millones de euros que tiene de presupuesto y que pagamos todos los españoles tendrían que destinase a políticas de igualdad entre los españoles allí donde haga falta, no porque de forma artificial colectivices a determinadas personas , sean mujeres o homosexuales, que al final son una excusa para obtener subvenciones y montar chiringuitos.

En este sentido hay en Granada un caso paradigmático, el de Juana Rivas, que infló el PSOE y concretamente el secretario de Organización del PSOE andaluz y alcalde de Maracena, Noel López.

-Hemos visto los ataques descarnados contra el juez Piñar, al que no tengo el gusto de conocer pero sí de admirar, como jurista que soy, por la valentía que ha tenido y cómo ha aguantado de forma estoica los ataques de la extrema izquierda, que le han despellejado públicamente aprovechando sus atalayas de comunicación, también a nivel institucional. Esa imagen artificial de madre coraje creada por los políticos, que la necesitaban para su causa, se ha demostrado falsa a través de informes forenses y los presuntos abusos sexuales a uno de sus hijos cuando ella tenía la custodia. La desgracia que tenemos es que la parte podemita ha vuelto a a triunfar en el Consejo de Ministros, vieron que el juez se plantaba y a través del manejo que tienen de las instituciones penitenciarias han conseguido que esta mujer esté en la calle. Si algo ha demostrado este Gobierno socialcomunista es que no tienen freno a la hora de conseguir sus objetivos, utilizan las instituciones, asaltan la ley…

-¿Qué tendría que haber hecho el Gobierno después de que el Constitucional tumbara los dos estados de alarma?

-Es que se han vulnerado los derechos fundamentales de los españoles y gracias a Vox se ha conseguido que el Constitucional tumbe los dos estados de alarma. Se tendría que haber declarado el estado de excepción y no es una cuestión de simple terminología. Es que el procedimiento era radicalmente distinto, es que los derechos que se podían suspender eran totalmente distintos, el tiempo máximo era de 30 días y acabó durando seis meses, además del secuestro del Congreso… Con cualquiera de estos varapalos judiciales, si el Gobierno tuviera un mínimo de dignidad tendría que haber dimitido en bloque.

-Una de sus penúltimas polémicas se ha generado tras una nueva foto recibiendo la segunda dosis contra la Covid tas la controversia de hace unos meses. Y ha subido la foto justo cuando han presentado otro recurso en el Constitucional contra el pasaporte Covid.

-Me niego, bajo ningún concepto voy a permitir que nadie coarte mi libertad, sólo faltaría eso, con lo que yo defiendo la de los demás. Las críticas esta vez han sido menos, porque nunca he recibido críticas tan salvajes como cuando me puse la primera dosis. ¿Todavía no nos hemos dado cuenta de que esto va de libertad, que es lo que defiende Vox? Conforme al ordenamiento jurídico es inconstitucional imponer la vacuna obligatoria, la Covid o la que sea. ¿Cuál es el problema? Por su supuesto que en el ejercicio de mi libertad publico esta foto vacunándome y agradezco las voces que han defendido mi libertad.

Santiago Abascal, en una entrevista con Jiménez Losantos, no respondió cuando le preguntó en reiteradas ocasiones si se había vacunado…

-Es que somos el único partido que defiende la libertad y defendemos a los españoles de los ataques totalitarios que se están produciendo desde el Gobierno de la nación y el de las comunidades autónomas, singularmente el Gobierno andaluz. Es horroroso ver al consejero de Salud, el señor Aguirre, con la frivolidad con la que habla de la salud de los andaluces.

Viniendo a la entrevista he pasado por la taberna en la que el presidente Juanma Moreno grabó el discurso de Año Nuevo. Usted colgó un tuit en el que dijo que no se había merecido la tapa…

-Claro que no se la merece. El virrey de Andalucía ha empleado una táctica muy clara con los hosteleros, susto o muerte. Es una salvajada, se han atrevido a prohibir a las personas trabajar sin tener un plan de ayudas. Pero es lógico de quien no ha pagado una nómina en su vida, en la hostelería conocemos tristemente muchos casos de suicidio por la situación que han vivido. O tragan con el pasaporte Covid o les impone limitaciones de horarios.

Compartir es ❤️

Artículos anteriores