Tiempo de lectura: 2 minutos

Habría realizado más de 25 operaciones de venta de joyas en diferentes empresas de compra-venta de estos objetos,

Actuación de la Policía Nacional.

D. G. / Granada | 31 de enero de 2022

Agentes de la Policía Nacional de Granada han detenido a una mujer de 37 años de nacionalidad española, sin antecedentes policiales, como presunta autora de apoderarse de joyas por valor de alrededor de 22.200 euros, además de 140 euros en efectivo que habría sustraído del interior de dos domicilios cuyas propietarias son ancianas dependientes a las que debía atender como empleada de una empresa especializada en el cuidado y atención a personas mayores y dependientes.

En el transcurso de la investigación, que comenzó las tras denuncias de familiares de las ancianas dependientes perjudicadas, agentes de la Comisaría de Distrito Sur identificaron plenamente a la presunta autora, una española de 37 años sin antecedentes policiales, y averiguaron que la misma habría realizado más de 25 operaciones de venta de joyas en diferentes empresas de compra-venta de estos objetos, por lo que siguen la pista para identificar a otros posibles perjudicados.

Cinco de estas operaciones están relacionadas con la sustracción de las joyas en el domicilio de la primera anciana perjudicada, una mujer que supera los 90 años, cuyo valor supera los 2.200 euros, habiendo recuperado los agentes dichos contratos, aunque no las alhajas en sí debido al tiempo transcurrido desde su venta, pasado el cual las empresas compradoras pasan a estar autorizados para su fundición.

La detenida trabajaba para una empresa especializada en el cuidado y atención a personas mayores y dependientes y pasó a realizar sus labores en el domicilio de la primera víctima en sustitución de una compañera de la misma empresa, con motivo de una baja laboral.

La mujer en un primer momento negó ante los familiares tener nada que ver con la falta del dinero y las joyas, lo que les llevó a ampliar su abanico de sospechosos, pero posteriormente les reconoció haber sido la autora, alegando que lo hizo por desesperación y por la necesidad de dinero. Por este motivo, decidieron darle un tiempo prudencial para recuperar el dinero y las joyas sustraídas, que no se ha producido, por lo que finalmente, denunciaron los hechos ante la Policía Nacional.

Las pesquisas policiales, realizadas durante la investigación de esta primera denuncia, llevaron a los agentes a localizar a una segunda anciana perjudicada, en cuyo domicilio también trabajó la investigada y de donde se sustrajeron joyas valoradas en alrededor de 20.000 euros.

dETTambién en esta ocasión fueron descendientes de la víctima quienes formularon la correspondiente denuncia. En esta ocasión las joyas se sustrajeron del interior de una caja fuerte cuya llave siempre dejaban colocada en su cerradura.

Es habitual en investigaciones de estas características que las denuncias se realicen bastante tiempo después de perpetrados los robos, ya que los familiares no suelen percatarse de los mismos hasta pasado un tiempo, por lo que es recomendable adoptar las medidas oportunas para evitarlos.

Tras la detención, la presunta ladrona ha sido puesta a disposición de la autoridad judicial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.