El Diario de Granada

Descubren restos de una casa romana durante el arado de un terreno en Beas de Granada

Tiempo de lectura: 6 minutos

En un lugar por donde pasaba la antigua calzada romana a Guadix, según ha informado la asociación Oppidum Eléberis.

Descubren restos de una casa romana durante las labores de arado de un terreno en Beas de Granada, Descubren restos de una casa romana durante el arado de un terreno en Beas de Granada
Descubren restos de una casa romana durante las labores de arado en Beas de Granada.

D. G. / Granada | 22 de junio de 2022

El suelo de la provincia de Granada sigue guardando importantes testimonios del pasado. Las labores de arado de un terreno de Beas de Granada han dejado al descubierto trozos de tejas o tégulas romanas, en un lugar colindante con el camino del Hornillo, por donde pasaba la antigua calzada romana a Guadix, según ha informado la asociación Oppidum Eléberis.

En un escrito enviado al Ayuntamiento de Beas de Granada, Oppidum Eléberis ha comunicado el hallazgo, en un olivar colindante con el camino del Hornillo, situado a a la salida de Beas, por donde pasaba la antigua calzada romana que comunicaba Florentia Iliberritana (Granada) con Acci (Guadix).

En el trayecto de estas calzadas de carácter militar y público se establecían unas estaciones de servicios para atender las necesidades de los viajeros, como las Mutationes o Postas donde se podía cambiar de caballo, reparar los carros y hacer un breve descanso. Estas paradas se situaban en torno a las diez millas romanas (unos 15 kms). Había otros servicios como las Mansions, Stationes, así como construcciones de carácter militar como campamentos, abastecimiento; además de establecerse grandes villas en sus cercanías.

Descubren restos de una casa romana durante las labores de arado de un terreno en Beas de Granada, Descubren restos de una casa romana durante el arado de un terreno en Beas de Granada
Recreación de una casa romana para viajeros.

A estas paradas o servicios, con el tiempo, se le iban añadiendo otras casas, que en algunos casos dieron origen a nuevas poblaciones con el toponimo latino de Vea o Víax (camino), como Beas de Granada. Otro ejemplo en este mismo camino es Beas de Guadix. También existe otros vestigios en las cercanías de Beas que refuerzan la existencia de esta calzada, como el Lagar rupestre de Beas y la villa que había en su entorno, datados por la arqueología de la época romana.

Para Narciso Crespo, coordinador de la asociación, este hallazgo casual y su ubicación podría estar relacionado con la calzada y los restos de una Mutatio, aunque eso lo tendrán que decir los especialistas, si finalmente se estudia.

Con la caída del imperio romano, estas calzadas de carros siguieron utilizándose en la edad media. Sin embargo, no será hasta 1546 cuando se vuelva a conocer la vertebración de estos antiguos caminos con la publicación del Repertorio de Juan Villuga, donde aparece el camino de Granada a Guadix, camino que fue utilizado hasta el siglo XIX, momento en comienza a ser abandonado por la apertura de la carretera por Diezma.

En su Repertorio, se indica  que: “Ay de Granada a Guadix 9 leguas”. Dos a Veas (Beas de Granada). Dos a Aguas Blancas (Quéntar). Dos a Venta Quemada (Lapeza). Una a los Baños de la Pieça (Graena) y dos a Guadix.

En su escrito la asociación recuerda al Ayuntamiento que los municipios tienen la obligación de elaborar y aprobar un Inventario de los caminos y servidumbres de dominio y uso público de su término municipal, por tratarse de bienes demaniales municipales de dominio público con el carácter de inalienables, imprescriptibles e inembargables (Decreto 18/2006, 24 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de Bienes de las  de las Entidades Locales de Andalucía).

Camino histórico entre Granada y Guadix

En un escrito presentado ante el Ayuntamientos de Granada, Narciso Crespo, como coordinador de la asociación Oppidum Eléberis, solicita la apertura de un procedimiento de investigación para que se estudie y se aclare si los tramos de un camino abandonado entre el barranco del Zapatero y Cortes, están relacionados con el “Camino Histórico” que durante dos milenios ha comunicado Granada con Guadix por el Valle del Darro.

Los caminos y servidumbres de uso público “tienen el carácter de dominio público y son inalienables, imprescriptibles e inembargables”, recordando que “contra estos bienes no pueden operar las protecciones registrales de bienes inmuebles”, como los caminos de dominio y uso público, que se encuentren inscritos por los particulares, “porque gozan del privilegio de publicidad posesoria, que implica que el titular del bien demanial, no necesita utilizar el sistema de garantías inherentes al Registro de la Propiedad, por hallarse protegido por ser un bien de dominio público”.

Un primer tramo del camino comienza a partir del cortijo de Moronta (Taboadas), donde de forma magistral y en zigzags, va ascendiendo y cogiendo altura de forma suave por el barranco del Zapatero, entre trincheras en su ladera y con unos cuatro metros de anchura. Camino que desaparece al salir a un campo plantado de olivares en Jesús del Valle, pero que tiene su continuación por otro tramo, no menos espectacular, con las mismas trincheras y anchura, tramo que parte por encima de la presa Real y que va a salir, con algunas partes perdidas, por el barranco del Quejigal, en la Tinajuela, a la altura de Cortes.

En su escrito, la asociación recuerda, que las disposiciones del Decreto 18/2006, 24 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de Bienes de las Entidades Locales de Andalucía, las Corporaciones Locales tienen la obligación de iniciar el procedimiento de investigación de los caminos de dominio y uso público de oficio o por denuncia o por información suministrada por los particulares; así como elaborar un Inventario y Catalogación de los Caminos de dominios y servidumbres de paso de uso público local.

Es bien conocido y existe consenso, que la conexión de la capital con Beas de Granada, se hacía por el actual camino del Sacromonte y Camino de Beas y que ésta formaba parte de una calzada romana, que transitaba por la margen derecha del Valle del Darro, que comunicaba Iliberris con Acci, hace más dos milenios.

Con la caída del imperio romano, estas calzadas de carros, siguieron utilizándose en la Edad Media. Sin embargo, no será hasta 1546, cuando se vuelva a conocer la vertebración de estos caminos antiguos con la publicación del Repertorio de todos los Caminos de España por Pero Juan Villuga, repertorio que reproducía la mayoría de los calzadas existentes en época romana y donde aparece el camino de Granada a Guadix por el Valle del Darro. Camino que continuaba por el Levante, llegando hasta Narbona en Francia.

En su Repertorio, se indica que: “Ay de Granada a Guadix 9 leguas”. Dos a Veas (Beas de Granada). Dos a Aguas Blancas (Quéntar). Dos a Venta Quemada (Lapeza). Una a los Baños de la Pieça (Baños). Dos a Guadix.

Después se publicarían otros Repertorios, Guías y mapas para viajeros en España y en toda Europa, siguiendo el trabajo de Villugas, que fueron utilizados por los viajeros para visitar España y para llegar a Granada por el Levante hasta bien entrado el siglo XVIII.

Camino, que debía coincidir con la antigua calzada romana, al menos hasta la Peza, donde en nuestra opinión, por los vestigios que hemos encontrado, la calzada seguiría por Polícar, Beas de Guadix y ascendería por el Marchal por la rambla del Zumar y la cuerda del Manco a Paulenca y de allí a Guadix por el actual cementerio. Pero en tiempos de Villugas, mil años después, se busca más un atractivo natural para el viajero y pensamos que se hace pasar el camino por los Baños de Graena, que Villugas llama de la Pieça.

El viajero Müntzer nos habla de los Baños y del castillo de la Peça. Otros nos hablan del Valle del Darro y del pueblecito de Veas. Otros durmieron y cenaron puerco en la Venta Quemada y otros de los peligros del camino, especialmente en los Blancares, donde murieron muchos viajeros.

También existen documentos, como un croquis a tinta del siglo XVIII, de unas fortificaciones en el Valle del Darro, donde se puede ver escrito: “río Darro” y por encima “Camino a Veas y a la Peza…”.

No será hasta el siglo XIX, cuando el camino histórico pierda protagonismo y comience a ser abandonado. Esto no significa que dejara de ser utilizado, como puede comprobarse, en los planos del nuevo trazado de Granada a Murcia por Diezma. Ahí se indica, un camino carretero a Granada por la margen del Darro a 1 y 1/4 leguas.

En la actualidad, este viejo camino carretero, se corta por una cancela en el cortijo de Moronta,  desviando a los viajeros por su izquierda, por los cerros del Hospicio y por su derecha, por intrincadas veredas o por lugares intransitables, obligando a los paseantes si quieren avanzar, a cruzar el río varias veces o a improvisar campo a través por fincas particulares, cancelas, barreras, siendo una aventura imposible caminar por estos lugares y no digamos, ir hasta Beas de Granada; cuando no hace mucho tiempo transitaba un camino carretero que unía la capital con Beas de Granada.

Esperamos que el ayuntamiento inicie de inmediato los trabajos de investigación. La historia y la documentación que tenemos y que está a disposición de la corporación local, no deja lugar a dudas de su existencia.

Otros ayuntamientos ya están trabajando para recuperar y comunicar el viejo camino que unía el Valle del Darro con la comarca de Guadix como un valor histórico, patrimonial y paisajístico para el uso y disfrute de las personas y visitantes.

Compartir es ❤️

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos anteriores