Advertisement

El Diario de Granada

Todas las noticias de hoy en Diario de Granada

El tiempo - Tutiempo.net

El tiempo en Granada hoy

Buscar

Un cazador dispara al perro de un senderista porque creía que era “callejero”

Tiempo de lectura: 4 minutos

El can falleció tras el disparo y el autor, lejos de excusarse, dijo que lo hizo para que lo le quitase las perdices

Nerón, el perro fallecido por un cazador sin escrúpulos.

R. G. / Granada | 14 de marzo de 2022

El Partido Animalista estudia personarse en la denuncia contra el cazador que mató de un disparo a Nerón, un perro de 6 años que paseaba junto a tres personas en el Parque Natural de la Sierra de Baza, en Granada, el pasado 9 de marzo. El animal falleció a los pocos minutos después de que el presunto autor de los hechos argumentara que «pensaba que era callejero» y que «le iba a robar las piezas de caza». En un momento de despiste, el cazador ocultó el cuerpo del animal en el área escarpada para evitar que lo viera el Seprona, sin que se haya encontrado aún.

El miércoles 9 de marzo tres senderistas que hacían un recorrido por el P.N. de la Sierra de Baza para observar los almendros en flor escucharon «una fuerte explosión«. Nerón, el perro que les acompañaba, que iba unos diez metros más adelante y que pertenecía a uno de los paseantes, comenzó a gritar mientras se desplomaba entre las rocas del terreno escarpado. «Pensé que había mordido una granada abandonada», explica su familiar.

El animal había recibido un disparo por la espalda sin orificio de salida. Uno de los senderistas, médico de profesión, identificó signos de muerte inminente y recomendó a su compañero que se despidiese: «se va a morir, abrázalo. Abrázalo fuerte«. En cuestión de segundos, el perro perdería por completo la consciencia y moriría.

El perro, ya fallecido.

Unos minutos más tarde, un cazador agazapado entre la maleza se aproxima a los tres hombres vestido de camuflaje: «pensé que era un perro callejero», justificó.

Según declaraciones recogidas por el Partido Animalista, esta persona, que tenía licencia de caza y portaba indumentaria de camuflaje presuntamente prohibida, no mostró ningún tipo de arrepentimiento o conmoción por lo ocurrido. Lejos de esto, se negó en reiteradas ocasiones a desmontar el arma.

«Según lo que ha declarado el testigo, su actitud fue muy soberbia. Reconoció el disparo intencionado y dijo que no quería que el perro le quitase las perdices que estaba cazando», explica la portavoz del Partido Animalista, Yolanda Morales.

Se niega a dar sus datos y se deshace del cuerpo

Esta persona se negó a aportar sus datos y mostró su intención de marcharse del lugar, pero esto fue impedido por los tres hombres que ya estaban llamando al SEPRONA para que tomase nota de lo ocurrido y abriese el expediente.

No fue hasta la llegada de los agentes que se pudo obtener su identificación, resultando ser un veterano de la caza con licencia en vigor que, presuntamente, ya habría ejecutado a otros perros y era conocido por paseantes y asiduos a la zona. «Es soberbio y va muy seguro de sí mismo con su escopeta», apuntan.

Sin embargo, la falta de interés de este hombre después de haber arrebatado la vida a un perro no impidió que, presuntamente, aprovechase los minutos en los que los tres senderistas acudían en busca del SEPRONA, que ya estaba de camino a la zona, para deshacerse del cuerpo del animal e intentar eliminar el rastro de sangre del suelo. Supuestamente, otro cazador que rondaba por la zona le habría ayudado a despeñar el cadáver o bien esconderlo para después hacerlo desaparecer. Tras varias batidas en su búsqueda, el cuerpo sigue sin aparecer.

Afortunadamente, el propietario de Nerón habría tomado fotografías del cadáver en vistas a la intención de fuga del presunto autor, y el SEPRONA puede dar crédito a la existencia de dichos restos de sangre y, por tanto, de la veracidad de los hechos.

Pocos segundos antes del desagradable suceso, los senderistas habrían grabado un vídeo en el que se observa parte de su recorrido en compañía del animal, que caminaba entre ellos.

El Partido Animalista ha expresado su enorme preocupación ante la cantidad de sucesos de carácter similar que se han venido sucediendo y documentando los últimos años: «los cazadores entienden que el campo es su propiedad y pueden hacer y deshacer en él; si no quieres arriesgarte a recibir un tiro o que lo reciba un ser querido, no puedes pisarlo. Prácticamente te hacen entender que si te ocurre algo es por tu propia imprudencia», explica Morales.

La formación política animalista se encuentra estudiando la posibilidad de personarse como parte interesada en el proceso judicial que se desarrollará tras la denuncia del propietario del animal.

Compartir es ❤️

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *