Tras haber destinado a provisiones por insolvencias, por segundo año consecutivo, más de 10 milloneS

Asamblea de Caja Rural.

D. G. / Granada | 5 de mayo de 2022

La asamblea general ordinaria de Caja Rural Granada, celebrada este jueves, ha aprobado por unanimidad las cuentas anuales del ejercicio 2021, en el que se obtuvieron unos beneficios después de impuestos de 38,2 millones de euros tras haber destinado a provisiones por insolvencias, por segundo año consecutivo, más de 10 millones para prevenir escenarios adversos.

El presidente de la entidad financiera, Antonio León, ha presentado a la Asamblea los resultados de este ejercicio nuevamente marcado por la Covid-19. En su intervención, en primer lugar, ha contextualizado la situación en la que se han logrado estas cifras, en un momento de «incertidumbre económica» en el que «España no ha logrado cumplir sus pronósticos de crecimiento». En este sentido ha recordado que, a pesar de que a principios de 2021 las previsiones cifraban en un 9,8% el crecimiento del PIB, éste, finalmente, fue del 5,1%.

Pero, además, durante 2021, se han desarrollado otros acontecimientos, más allá de la pandemia, que han provocado dificultades a la hora de hacer «predicciones». Entre otros, el presidente ha citado «la crisis de los recursos energéticos» que ha derivado en una elevada inflación que ha alcanzado el 6,5% a finales de año con un importante aumento del coste de la electricidad, los combustibles o las materias primas.

Pese a este escenario económico global de inestabilidad, «Caja Rural Granada goza de una buena salud financiera gracias al trabajo bien hecho que nos ha permitido cerrar el año con unas cifras que «nos posibilitan continuar con nuestra política de cercanía con nuestros clientes, sostenibilidad y responsabilidad social con nuestro entorno».

Principales datos y resultados

Caja Rural Granada va a destinar en 2022 más de 34,2 millones de euros a incrementar sus reservas tras haber asignado un total de 12,8 millones de euros a saneamientos en 2021 con los que la cooperativa de crédito está preparada para afrontar los retos del presente y el futuro.

Tras cerrar 2021 con un volumen de capital y reservas de 672 millones de euros, ha reforzado su ratio de solvencia hasta el 22,26%, una cifra muy superior a la exigida por las autoridades monetarias y a la media del sector, convirtiéndose en una de las entidades más solventes de España.

La liquidez también ha registrado un importante aumento representando sus depósitos sobre los créditos el 137%. Estas cifras permiten consolidar la base de su modelo de negocio.

Respecto a los activos totales, la cooperativa de crédito finalizó el pasado ejercicio con un volumen superior a los 7.254 millones, experimentando un crecimiento del 4,3% mientras que, los préstamos a la clientela se incrementaron un 5,2% respecto al año anterior, situándose en 4.066,2 millones de euros.

Durante este 2021, la entidad granadina también ha reducido su índice de morosidad, pasando del 3,41% al 2,27% con un ratio de cobertura específica del 51,27% y total del 85,23%.

En total, tal y como se ha informado, los recursos gestionados ascendieron a 6.273 millones de euros, con un incremento respecto al ejercicio anterior del 12,7%, aumentando, por tanto, la cuota de mercado en depósitos hasta el 25,72% en Granada.

Gracias a la calidad del servicio prestado, cada vez son más los socios y clientes que confían en Caja Rural Granada. En 2021, el número de socios ha aumentado en más de 1.600 alcanzando una cifra de 110.636 mientras que, los clientes vinculados, superan ya los 413.000.

La cooperativa de crédito ha ratificado también, en el marco de la Asamblea General, la retribución de dividendos a sus socios.

Obra social y apoyo a la emergencia humanitaria de Ucrania

El trabajo realizado a lo largo 2021 permite seguir priorizando la transformación del territorio donde la entidad financiera está presente. Así, está previsto que en 2022 se destine una aportación superior a 3,8 millones de euros a obra social a través de su Fundación y del Fondo de Educación y Promoción. Se trata de una importante cantidad que favorecerá la realización de actividades dirigidas al desarrollo del cooperativismo, la cultura, la investigación, el deporte o a ayudar a las familias más vulnerables con proyectos específicos enfocados a la lucha contra la exclusión social.

Además, con el objetivo de paliar las graves consecuencias de la crisis humanitaria que sufre el pueblo ucraniano tras el estallido de la guerra, la entidad ha puesto en marcha una serie de iniciativas para favorecer la dotación de recursos económicos a las principales organizaciones que prestan ayuda humanitaria. Entre otras, se han habilitado dos cuentas en beneficio de Cruz Roja y Cáritas Granada para la captación de ayuda. Además, Fundación Caja Rural Granada ha realizado una donación de 10.000 euros a repartir entre ambas organizaciones sin ánimo de lucro, así como ha impulsado una campaña de donativos entre los empleados que ha superado los 5.000 euros de recaudación.

2022, un reto sostenible por delante

Caja Rural Granada ha incorporado entre sus objetivos para 2022 un reto sostenible. A la tradicional sensibilidad ambiental, social y de buen gobierno que caracteriza a la entidad financiera se suma la incorporación, en la gestión diaria, de un mayor compromiso contra el cambio climático, la no contaminación del aire y agua y la reducción de emisiones de efecto invernadero y el uso de energías renovables.

Asimismo, se buscará, en la toma de decisiones, -aparte de los criterios estrictamente financieros de rentabilidad, riesgo y liquidez-, este compromiso con socios, clientes y proveedores, para mantener el equilibrio con sostenibilidad.

«Hoy en día no solo tenemos que ser rentables a nivel económico, también hay que ser sostenibles desde un punto de vista medioambiental, social y de gobierno y esa es la hoja de ruta que Caja Rural Granada ha emprendido de manera decidida» ha manifestado el presidente de la entidad.

Ahora todos quieren ser como nosotros siempre hemos sido

La lucha contra la exclusión financiera y los programas para evitar la brecha digital que dificulta las operaciones de los mayores también forman parte de la estrategia de 2022. Caja Rural Granada mantiene su apuesta por el mantenimiento de servicio de oficinas y cajeros donde otras entidades no llegan.

Por otra parte, en su red de oficinas, ofrece un servicio personalizado para dar respuesta a las necesidades de sus clientes sin dejar de modernizar sus aplicaciones y servicios online para quienes prefieran hacer sus gestiones y operaciones online. En este sentido, destaca la actualización de la APP Ruralvía para ser más intuitiva y sencilla para toda la clientela independientemente de sus conocimientos tecnológicos.