El Diario de Granada

El tiempo - Tutiempo.net

El tiempo en Granada

CaixaBank my home

El atestado de la Guardia Civil sobre el crimen de Íllora desmiente la versión de la familia de que fue un accidente

Tiempo de lectura: 2 minutos

Sociedad Gitana Española amplía su denuncia al portavoz de una asociación vecinal

El atestado de la Guardia Civil sobre el presunto homicida de Íllora.

D. G. / Granada | 27 de agosto de 2022

Se cumplen dos semanas desde la muerte del joven universitario Juan Castro tras ser agredido durante la madrugada en la Feria de Íllora. En este tiempo, y mientras avanza la investigación de los hechos tras la detención e ingreso en prisión del presunto homicida, el foco se ha desplazado desde la escena del crimen a las acusaciones de racismo por parte de la familia del presunto autor y de Sociedad Gitana Española, que ha denunciado al alcalde, a los jefes de la Policía Local y la Guardia Civil y que ahora ha ampliado su denuncia en Fiscalía al portavoz de una plataforma vecinal. Y mientras un párroco de Vallecas, portavoz de la familia del presunto homicida, dijo ante los medios que fue un “accidente” y que el detenido actuó porque estaban pegando a su hermano pequeño, lo cierto es que el atestado de la Guardia Civil, al que ha tenido acceso el periodista Nacho Abad, de El Confidencial, dibuja una distinta sucesión de los hechos.

Una copa derramada podría estar en el origen del trágico suceso, aunque de momento no se ha podido esclarecer si esta copa se vertió en el grupo de los agresores o en el de las víctimas. El informe de la Guardia Civil sí detalla que tras este suceso fortuito, un grupo de personas la emprendió a golpes contra tres jóvenes del pueblo, algunos de ellos menores de edad, que acabaron escapando como pudieron y emprendieron la huida corriendo.

Los agresores, envalentonados, fueron tras ellos, pero no consiguieron dar con ellos. Pero se encontraron con Juan Castro, que caminaba con su novia y que era amigo de los huidos. Esta circunstancia la conocía su presunto homicida, quien según el informe le dijo: “Dime dónde están tus amigos o te mato”.

Tras estas dos agresiones se montó en el coche ya pasó junto a Juan, que yacía en el suelo ya sin vida, como le hicieron constar los que estaban junto a él: “Si lo he matado, ya sabéis dónde venir a buscarme”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos anteriores