Tiempo de lectura: 7 minutos

La verdadera razón de que el régimen franquista y su policía de la brigada social no le molestaran en su investigación, fue que era primo hermano del entonces presidente de Costa Rica Jose Figueres Ferrer

Agustín Penón.

Miguel Caballero / Investigador

Mucho se ha especulado sobre el investigador Agustín Penón, incluso hasta convertirlo en mito, mitificar a las personas de carne y hueso, tiene en muchos casos, el peligro de poner una cortina delante de los ojos y no querer ver la realidad. Es el caso del costarricense, Agustín Eugenio Penón Ferrer que a pesar de ser un personaje contemporáneo del anterior siglo XX, ha sido muy mal biografiado.

Para empezar este artículo retomo un punto de la crítica que del libro recientemente publicado: Lorca basado en hechos reales. Los sucesos que inspiraron sus obras, ha hecho el crítico del suplemento Babelia del diario el País, que además de intentar rectificar partes de dicha obra, con aportaciones conocidas por todos y por tanto nada novedosas, como es la del capitán Rojas, que no se incluye por no estar suficientemente documentado que irrumpiera en la huerta de San Vicente y que el crítico en un alarde de sapiencia nos descubre a los que ya lo sabíamos que era cuñado del republicano coronel Saravia responsable de la toma de Teruel por parte del ejército republicano, comentario que por cierto nada tiene que ver con el libro del cual emite la crítica, sugiere que no se debería haber biografiado al personaje de Penón en dicha obra por no ser pertinente para la misma. Además de cuestionar la capacidad investigadora del autor basándose en fallos tipográficos del libro, ¡buen argumento!

Al señor Prieto de Paula, critico de dicho suplemento literario le he de recordar, que existe en la obra referenciada un capítulo referido a los Camborios de la obra de Lorca, su realidad histórica -que por cierto ha sido muy aplaudida por los descendientes de esta familia, que han celebrado la publicación de dicha obra- y que el investigador Penòn contacto con los ascendientes en 1956 para saber que había de realidad en los poemas de Lorca y los Camborios de Chauchina, visito  dicha localidad y sus pesquisas fueron incorporadas a sus ya celebres papeles, por eso creo que es muy pertinente a mi entender, y si este señor me lo permite, de estructurar mi propia obra e incluir datos biográficos de alguien que conoció y contacto con los descendientes de los Camborios de Lorca  en 1956.

 Otra cosa es que los resultados de dicha reseña biográfica no gusten tanto a los defensores de la llamada “verdad oficial” y a quien en su día la promovió y a los que hacen seguidismo de la misma, porque quedan muy en evidencia los errores que en su día se cometieron en su día al biografiar a Penòn, la consigna de ciertos medios y por supuesto de este crítico, es “salvar al soldado Gibson”- padre de dicha verdad-, la biblia lorquiana para muchos y su “verdad oficial” asumida también institucionalmente. No es lógico a estas alturas, tomar cono versión oficial la versión de un solo investigador, y denostar otras bien documentadas y con el rigor documental que dan los archivos, y lo peor  que está actitud sea promovida por instituciones públicas.

Parece que hay muy poco interés en contrastar distintas versiones para intentar en la medida de lo posible aclarar el asunto lorquiano. Pero las instituciones no son las únicas culpables, a veces ciertos medios de comunicación colaboran en ello promoviendo y fortaleciendo esa visión única que denominó “versión oficial”. Todo esto lleva a cuestionarse si se ¿quiere conocer públicamente y realmente la verdad de verdad?

Una prueba que evidencia  lo dicho hasta ahora sobre no tocar los cimientos de esa llamada “verdad oficial” es que desde ninguna institución oficial, ni instituciones del ámbito académico se haya promovido la celebración de algún congreso periódico sobre el asesinato del poeta, en el cual diversos investigadores pudiesen aportar a través de sus ponencias, distintas y diversas investigaciones sobre el particular, con el objeto de contrastar y discutir sobre dicho tema y tratar desde ese ámbito aclarar en la medida de lo posible dicho asunto, del que tanto se ha escrito y hablado y que inquieta a muchas personas de todo el mundo. Llevamos décadas hablando de un asunto tan importante para la opinión pública mundial, que aún no se ha planteado ni considerado dicho congreso.

Para empezar hemos de decir que Penòn no nació en Barcelona, como el propio Gibson preconizo y todo el mundo ha aceptado sin rechistar, ni su familia huyo en plena  guerra civil española en 1937;  la familia llevaba más de un siglo instalada en Costa Rica cuando Agustín Eugenio Penòn Ferrer vino al mundo el 11 noviembre de 1920 en el barrio del Carmen de la capital de Costa Rica, San Jose de Costa Rica, Agustín era el menor de dos hermanos su hermano mayor llamado Eugenio Agustín, que nació seis años antes que él.

 Formaba parte de una familia que pertenecía y aun pertenece a la oligarquía política y financiera de dicho país, esa oligarquía es la que lleva rigiendo los destinos del país centroamericano durante muchas décadas.

 Familia que nunca acepto que uno de sus miembros fuera homosexual, de orientación izquierdista, adicto al alcohol a las pastillas tranquilizantes y aficionado al espiritismo, además de fumador empedernido, 8de ahí que aun hoy esa familia se niegue a hablar, aun a día de hoy, de Agustín, a pesar de mis reiterados esfuerzos, sin conseguirlo.

Su sobrina Margarita Penón Góngora hija de su hermano Eugenio, fue la esposa del premio nobel de la Paz en 1987 y ex presidente de Costa Rica, Oscar Arias, presidente de dicho país en dos periodos de 1986 a1990 y de 2006 a 2010.

Agustín Penón nunca tendría la nacionalidad norteamericana, ni sirvió en el ejército norteamericano y por supuesto nunca fue agente de la CIA como algunos apuntaron para justificar que durante sus investigaciones sobre la muerte del poeta, entre 1955 y 1956, no fuera molestado por el régimen franquista ni la policía franquista, y el porqué lo apuntaremos más adelante.

Tampoco es verdad que fuera el primero en publicar la partida de defunción del poeta ya que  un investigador italiano llamado Enzo Cobelli fuera quien la publicaría en su libro titulado García Lorca, publicado en Italia en 1959, el italiano no tuvo la suerte del costarricense en su investigación ya que fue molestado por la policía granadina, incautándosele parte del material recopilado y expulsado de España.

La verdadera razón de que el régimen franquista y su policía de la brigada social no le molestaran en su investigación, fue que era primo hermano del entonces presidente de Costa Rica Jose Figueres Ferrer ya que las madres de ambos eran hermanas.

José Figueres  Ferrer (a) Don Pepe, fue un líder que había  combatido y derrotado al comunismo en una guerra civil en Costa Rica promovida por el mismo, que acabo en 1948 y que contó con el apoyo incondicional de Estados Unidos, terminaría en ese año como presidente de del país centroamericano, uno de sus logros que aún perdura fue la disolución del ejército, ya que Costa Rica carece de ejército. A partir de entonces se intensificaron las relaciones hispano-costarricenses convirtiéndose ambos en países amigos y seria Don Pepe uno de los impulsores de la occidentalización del régimen franquista mediando ante Estados Unidos a favor de España.

Seria en 1956 coincidiendo con la salida de España de Agustín Penòn, cuando su primo el presidente Figueres Ferrer con su esposa y representación gubernamental de dicho país fueron recibidos a pie de escalerilla del avión por Franco, su esposa y todo el gobierno en pleno y alojados en el palacio de la Moncloa, lo que da idea de la importancia de dicha visita.

El hecho de ser el primo hermano de dicho presidente y tener previamente  acordado ambos países dicha visita, propiciaría que Penòn no fuera molestado y que el propio franquismo permitiera su libertad de movimientos y protegiera al investigador. Aunque la policía de la brigada social granadina  siguiera sus pasos a distancia y elaborará un informe sobre dichos seguimientos y le pusiera varios cebos falsos, para entorpecer su investigación. La policía de la época no permitio que Penon alcanzase su propósito consiguiendo confundir al investigador, la prueba es que a raíz de tantas contradicciones en los testimonios recogidos por el mismo, no pudo elaborar un libro coherente a pesar de tener el material durante dos décadas en su poder. Quizás como apunta su sobrina en las pocas declaraciones que ha hecho, la honradez personal del propio Penon se lo impediría ya que el mismo en sus papeles ya advertía de esas contradicciones.

Penón ocultó este hecho durante su investigación, seguramente para evitar recelos y jugo con sus recientes amistades granadinas con la incertidumbre del miedo de si sería detenido o no, por la policía, cuando él en su fuero interno sabía que no sería molestado, lo que si es cierto que se iría de España coincidiendo con el fin de la visita de su primo Don Pepe, probablemente lo acompañaría en su visita familiar a Cataluña, donde Don Pepe se entrevistó en Barcelona y Reus con primos y tíos lejanos de ellos.

Recientemente leo con sorpresa en un artículo de la prensa granadina, que Penòn se suicidó en 1976, que da pábulo a las nuevas elucubraciones sobre su persona y su idealización, seguramente la idea del suicidio es más romántica e idealizadora, algunas fuentes también hablan de que fue víctima de un atropello, pero la realidad es más prosaica, nuestro investigador costarricense murió el día 1 de febrero de 1976 a la edad de 55 años en el distrito de Pavas Central y las causas fueron textualmente e según reza en su partida de defunción: “edema agudo de pulmón y etilismo agudo”. Aun habrá algún elucubrador que diga y mantenga que fumar en exceso y ser un alcohólico es una forma de suicidarse, demos ideas y tiempo al tiempo.

Con lo expuesto y con ánimos de aclarar este asunto, solo cabe esperar que lo rectificable en páginas web, ya que en los libros impresos es imposible, hagan esa rectificación, muchas de ellas institucionales, como la denominada Universo Lorca promovida por la Diputación de Granada, que sin ningún tipo de acritud, solo el  ánimo de aclarar la verdad, que da datos erróneos sobre nuestro investigador, insisto, costarricense como reza en su propia partida de nacimiento y defunción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.